¡Parrillada como debe ser!

Aprender a asar el filete perfecto o conjunto de costillas requiere práctica y paciencia. Afortunadamente te brindamos estos consejos, son bastante sencillos y pueden proporcionarte resultados notables.

•Fuente de calor
Los cortes grandes de carne, como hombros de cerdo y elementos que contienen huesos, se deben cocinar con calor indirecto para asegurar la cocción de toda la carne. Los cortes pequeños se pueden cocinar con cualquier método, pero el calor directo es generalmente preferible porque es más rápido.

•Mantener la tapa cerrada
Cocinar con la tapa cerrada es una necesidad si estás utilizando el calor indirecto. La tapa hace que el calor se mueva por todo el área de la parrilla y cocine los alimentos. Si la tapa se deja abierta, la gran mayoría del calor no llegará a la comida y aumentará significativamente los tiempos de cocción.

•No toques la carne
Hay dos razones para evitar el uso de un tenedor para voltear la carne. En primer lugar, la perforación hace que los jugos naturales fluyan hacia fuera (resulta en un alimento seco o sin sabor), además los jugos pueden causar altas llamaradas, lo que puede quemar la carne o al cocinero.