MASECA®, aliada de tu salud digestiva

 

  • Alto contenido en fibra, hierro y vitaminas hacen de la harina de maíz un alimento indispensable.

El estrés, sedentarismo y la irregularidad en los tiempos de comida, favorecen la aparición de diferentes transtornos digestivos, entre ellos el estreñimiento, colitis, gastritis, reflujo o acidez.

Por ello queremos brindarte los beneficios que nos aporta la harina de maíz para ayudarnos a mantener la salud de este sistema tan importante.

La harina de maíz es un alimento que aporta carbohidratos, los cuales son la principal fuente de energía y uno de los tres principales nutrientes que necesita el cuerpo humano.

De acuerdo con el nutricionista de Gruma Centroamérica, Micheller Guier, existen una gama de alimentos que ayudan a mantener la salud del sistema digestivo, entre ellos la harina de maíz, la cual debe estar presente en el consumo diario de los hogares.

Al ser la harina maíz un alimento de fácil digestión, se puede incluir en la dieta tanto de niños como de adultos. Además no contiene gluten, lo que lo vuelve ideal para las personas intolerantes a esta proteína o también conocidos como personas celíacas”, mencionó Guier.

El sistema digestivo es uno de los sistemas más importantes que tiene nuestro cuerpo, ya que se compone de órganos encargados de la digestión y la absorción de nutrientes. Una buena alimentación potencia su funcionamiento de manera adecuada y duradera.

Beneficios de la harina de maíz al sistema digestivo

La harina de maíz ha acompañado la alimentación de varias civilizaciones, quienes han hecho del mismo, el alimento por excelencia. Nuestro producto está fortificada con hierro, calcio, vitaminas, minerales y potasio, factores que aumentan su valor nutricional.

Si padecés de algún transtorno gastrointestinal, MASECA® es una gran opción para que la consumás a cualquier hora del día.

Algunas recomendaciones para mejorar tu salud digestiva

  • Preocupate por buena alimentación y masticar de la forma correcta.Además necesitás combinar tu dieta diaria con alimentos como frutas, vegetales frescos y cereales ricos en fibra.
  • Si sufrís reflujo o acidez estomacal, es importante que evités el consumo de cítricos, alimentos sumamente condimentados, cargados de grasa o picante.
  • Evitá el consumo de alcohol y el fumado.
  • Ingerí mucho líquido cada día (principalmente agua).
  • Comé en horarios regulares y hacé actividad física.