¡Congelá, conservá!

Conocé como congelar las uvas para usarlas cuando queras. Una vez limpias y secas las uvas, las colocamos sobre una bandeja bien extendida, sin que se monten entre ellas, esta bandeja la introducimos en el congelador y la dejamos hasta que las uvas estén congeladas. Una vez pasadas por este proceso se puede meter en una bolsa de cierre de cremallera y cerrarla sin que guarde aire, de este modo será más fácil utilizarlas en nuestras recetas cuando las necesitemos.